¿Edadismo o discriminación por edad?

Recientemente la CEPAL lanzó el documento “Visión multidisciplinaria de los derechos humanos de las personas mayores” el cual revisa los temas más actuales en el campo de los derechos humanos, no sólo desde una perspectiva multidisciplinaria, también a partir de una visión vanguardista, la cual toca en su análisis los escenarios sociales en los que participan y se desarrollan las personas mayores en el mundo actual.

En el documento de catorce capítulos, Sandra Huenchan, editora y autora de dos de los mismos, sugiere un replanteamiento de la discusión en torno al edadismo.

El 18 de marzo de 2021, la OMS, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas y el Fondo de Población de las Naciones Unidas presentaron el Informe mundial sobre el edadismo. 

En esta campaña mundial, se desplegaron imágenes, documentos y actividades encaminadas a colocar al edadismo como un tema suma importancia tanto en términos de derechos humanos como de salud, por su estrecha relación en el bienestar de las personas, que sin importar su edad, pero especialmente las mayores, se ven atravesadas por los efectos negativos de este marcador cronológico y social.

En el discurso de la campaña mundial contra el edadismo se establece a éste como un tipo de discriminación equiparable al sexismo y al racismo. Por lo tanto, es posible observarla en los siguientes niveles:

  • Cómo pensamos (Estereotipos) 
  • Cómo sentimos (Prejuicios)  
  • Cómo actuamos (Discriminación)

Sin embargo, Huenchuan plantea que edadismo y discriminación por edad no son lo mismo. La autora expone que uno de los desafíos en la comprensión del término es la falta de claridad respecto a los “ismos”; por ejemplo, en el caso del sexismo y el racismo, existe una relación de poder de un grupo sobre otro subordinado, en el caso del edadismo, no es del todo claro, pues incluye a varios grupos de edad. La propuesta es entonces dilucidar el terreno en donde se utiliza. Goosey (citado en Huenchuan, 2022), subraya que el uso común del término edadismo como sinónimo de discriminación es inexacto, en el terreno juridico.

Entonces, ¿cuál es la contribución del edadismo? De acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el edadismo conduce a la discriminación por edad (en inglés, ageism leads to age discrimination), por lo que lo adecuado sería circunscribir el concepto de edadismo a los estereotipos y prejuicios, y no ampliarlo a las prácticas discriminatorias. La discriminación es un concepto jurídico que puede ser sancionado por medio de la legislación. Para quienes trabajan por los derechos de las personas mayores no es posible reducir la discriminación a estereotipos y prejuicios (como ocurre con el edadismo) porque estos son una predisposición personal, cuyo combate se ubica en el plano de las ideas, pero no en el derecho (Huenchuan, 2022: 37).

De este modo, el edadismo podría comprenderse desde una dimensión subjetiva, en el terreno de los prejuicios y estereotipos; y la discriminación, respecto a las conductas y prácticas que tiendena a perjudicar y dañar a las personas.

De acuerdo a este posocionamiento, existirá la necesidad de aclarar que la discriminación por edad constituye una especificación del derecho a la igualdad y no discriminación, y por lo tanto, es el concepto capaz de establecer normas que regulan la conducta en sociedad y que introducen penas por su incumplimiento. 


Fuente:

  1. Huenchuan (ed.), Visión multidisciplinaria de los derechos humanos de las personas mayores (LC/MEX/TS.2022/4), Ciudad de México, Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), 2022.

No hay reseñas de “¿Edadismo o discriminación por edad?”

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada Required fields are marked *

*