Enfermera o cuidadora a domicilio ¿qué me conviene más?

De acuerdo al Censo de Población y Vivienda del INEGI 2010,  en México tenemos más de 10.1 millones de adultos mayores, y seis de cada cien hombres y mujeres tienen una limitación para moverse, caminar o lo hacen con ayuda de alguien según la Encuesta Nacional sobre la Discriminación en México (ENADIS). Aquí es en donde comúnmente los que tenemos  a una persona mayor en casa nos preguntamos ¿cómo saber qué es lo que necesito para mi familiar? ¿Qué nos conviene más, una enfermera o una cuidadora a domicilio?
La realidad es que todas las familias buscamos ese apoyo profesional,  una ayuda extra con calidez humana que brinde seguridad tanto al adulto mayor como a la familia. Antes de tomar cualquier decisión es necesario conocer las diferencias entre una enfermera y una asistente o cuidadora en el hogar.
Las enfermeras a domicilio tratan con pacientes que requieren de cuidados más especializados por la situación clínica en la que se encuentran, como por ejemplo: llagas, inconsciencia, sonda gástrica, estado de coma, entre otros. Algunas actividades que las enfermeras realizan en su hogar son:

– administración con medicación especializada
– vendajes especiales
– técnicas invasivas como la venopunción
– cuidados de estomas
– instalación de venoclisis
-aplicación de quimioterapias
-aplicación de Sueros
– terapia Respiratoria
– diálisis peritoneal
-alimentación y cambio de sonda gástrica

Por otra parte las cuidadoras también pueden apoyar a cuando las necesidades de la persona mayor, semiválido, sean los cuidados durante su vida diaria o su hospitalización; el acompañamiento en las actividades fuera de casa o el apoyo durante el proceso de recuperación tras una caída o cirugía. También los pueden asistir cuando tienen problemas de inmovilidad e incontinencia y acompañar al adulto con Alzheimer u otro tipo de demencia.
Las asistentes también son entrenadas en primeros auxilios y deben estar en continua capacitación para atender con calidad a todos los clientes, además de ofrecer también servicios como los siguientes:
-toma de signos vitales
-elaboración de reporte en bitácoras
-alimentación
-aseo y arreglo personal
-administración de medicamentos
-movilización
-limpieza ligera de su habitación y de áreas  de uso frecuente

Es importante recalcar que según la situación en la que se encuentre es la necesidad de contratar a una enfermera o a una asistente a domicilio. Existen también otras opciones en donde pueden cuidar a los familiares de la tercera edad como estancias, asilos o clubes de día; todos estos son lugares en donde se puede monitorear su salud, además de que realizan actividades en donde se mantienen activos, tanto físico como psicológicamente, y a la vez mantienen la socialización.
Algunos tips que pueden ayudar a discernir entre contratar a una enfermera o una asistente en el hogar pueden ser:
-asegurarse de cuáles son las necesidades del adulto mayor para poder pedir el servicio adecuado para él o ella
 tomar en cuenta el costo que los servicios representan y elegir el que se acomode más a sus necesidades.
 por último, no dudar en hablar y preguntar a cualquier empresa especializada en la persona mayor; ellos con gusto responderán todas sus dudas.
Ambos servicios son o serán indispensables en algún punto de nuestras vidas, pero no importa qué servicio sea el que contrate, lo importante es que brindemos el cuidado, la atención y el amor que las personas mayores merecen y con esto hacerlos sentir la persona más valiosa en nuestras vidas.

Por: Gabriela Martínez.

6 Comentarios

Deja un comentario