Sabemos que uno de los sectores que mayor carga, ansiedad y estrés enfrentan en el contexto de la pandemia, es el personal de cuidados y los prestadores de servicios de salud.  La salud mental, emocional y física es uno de los aspectos más importantes para sobrellevar las largas jornadas de trabajo a las que se están enfrentando nuestros valiosos enfermeros, cuidadoras y médicas o médicos.

Te compartimos la primera parte de algunos consejos elaborados por la Asociación de Salud Mental y Psiquiatría Comunitaria integrada en la Asociación Española de Neuropsiquiatría para sobrellevar con menor carga estas circunstancias. 

A los que cuidan a personas adultas mayores con demencia

Las personas mayores, especialmente quienes están aisladas y las que padecen algún tipo de demencia, pueden verse afectadas y presentar mayor ansiedad, manifestar mayor enojo, estrés y agitación  y retraídas por la cuarentena obligatoria. Al ser un grupo vulnerable de contraer el contagio, lo adecuado es mantenerse al día con las rutinas y tener redes de apoyo para alguna contingencia tanto para quien recibe como quien ejecuta las tareas de cuidado. 

Sugerencias:

  • Comparta información sencilla sobre lo que está pasando e informe sobre cómo reducir el riesgo de infección en palabras que puedan entender. Enfatiza en las medidas de higiene y sanitización como el lavado de manos.
  •  Las personas mayores no dependientes, pueden aportar mucho a su familia y comunidad, informando sobre  las medidas de prevención. Permita que sean parte de estas tareas.
  • Asegúrese de cubrir las necesidades médicas de las personas mayores con/sin COVID-19, como el acceso a medicamentos esenciales (para diabetes, cáncer, enfermedad renal, VIH).

Autocuidado del cuidador

  • Sigue en contacto con la familia y amistades, son el sostén fuera del sistema de salud. Contacta con compañeras/os del trabajo, y construyan una red apoyo mutuo. Compartir experiencias es muy importante.
  • Planifica actividades fuera del trabajo de tipo creativo y físico.  Es muy importante la “ventilación” emocional y diversificar la atención que se ponen a las actividades cotidianas.
  • Atiende tus necesidades básicas: asegura el descanso y que los horarios en el trabajo sean respetados por horas o por turnos, come sanamente y bebe suficiente agua.
  • Trata de compartir información constructiva y evita difundir información falsa o denigrar a los demás sobre cómo desempeñan su trabajo.
  • Busca algunas estrategias de regulación (de atención, respiración, ejercicios, relajación…) son útiles para la desactivación emocional, cognitiva y fisiológica. Te recomendamos MeditaPodcast.
  • Evita consumir alcohol o fumar. Pueden empeorar tu bienestar mental y físico. También presta atención a tu alimentación.
  • Algunos trabajadores de la salud pueden ser rechazados por el riesgo, estigma o miedo que percibe la sociedad sobre su trabajo. Es muy importante mantener el contacto (si es preciso vía digital) con tus seres queridos y tener a la mano números de emergencia si sucede alguna eventualidad. 

Recuerda que tu trabajo es muy respetado, valorado y sabemos que cumples con una importante misión: cuidar a las personas más necesitadas y vulnerables. ¡Estamos contigo!

Fuentes: 
IST, (2020). .Recomendaciones básicas para el autocuidado en salud mental http://www.ist.cl/covid-19-prevencion-los-trabajadores-chile/
OME (2020). Guía de apoyo psicosocial durante esta epidemia de coronavirus https://ome-aen.org/

Deja un comentario