Primeros síntomas de la demencia

Cada persona es diferente y la demencia afecta a las personas de manera particular: no hay dos personas que tengan síntomas que se desarrollen exactamente de la misma manera. La personalidad, la salud general y la situación social de un individuo son factores importantes para determinar el impacto de la demencia en él o ella.

Los síntomas varían entre la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia, pero hay grandes similitudes entre todos ellos. Los signos tempranos más comunes de la demencia son la pérdida de memoria y la reducción de las capacidades prácticas, que pueden llevar al abandono del trabajo o de las actividades sociales.

Pérdida de memoria

La disminución de la memoria, especialmente de la memoria a corto plazo (recordar cosas que han sucedido recientemente), es el síntoma inicial más común de la demencia.

Las personas con olvido ordinario pueden seguir recordando otros hechos relacionados con lo que han olvidado. Por ejemplo, pueden olvidar brevemente el nombre de su vecino, pero siguen sabiendo que la persona con la que están hablando es su vecino. Una persona con demencia no sólo puede olvidar el nombre de su vecino, sino también el contexto. Los recuerdos de cosas que sucedieron hace mucho tiempo pueden conservarse por encima de los acontecimientos recientes.

Dificultad para realizar tareas familiares

Las personas con demencia suelen tener dificultades para realizar tareas cotidianas que nos resultan tan familiares que solemos hacerlas sin pensar. Alguien con demencia puede no saber en qué orden ponerse la ropa o los pasos para preparar una comida.

Problemas con el lenguaje. Ocasionalmente todo el mundo tiene problemas para encontrar la palabra adecuada, pero una persona con demencia puede olvidar con frecuencia palabras sencillas o sustituirlas por otras poco habituales, haciendo que el habla o la escritura sean difíciles de entender. También puede tener dificultades para seguir una conversación y, por tanto, volverse más retraído.

Desorientación en tiempo y lugar

Todos olvidamos a veces el día de la semana o a dónde vamos momentáneamente, pero las personas con demencia pueden perderse en lugares familiares, como la calle en la que viven, olvidar dónde están o cómo han llegado allí y no saber cómo volver a casa. Una persona con demencia también puede confundir la noche del día.

Juicio pobre o disminuido

Las personas con demencia pueden vestirse de forma inadecuada, llevando varias capas de ropa en un día cálido o muy pocas en un día frío.

Extravío de objetos

Cualquiera puede extraviar temporalmente su cartera o sus llaves. Una persona con demencia puede poner cosas en lugares inusuales, como una plancha en el refrigerador o un reloj de pulsera en el azucarero.

Cambios de humor o comportamiento

Todo el mundo puede estar triste o de mal humor de vez en cuando. La demencia puede hacer que alguien se vuelva inusualmente emocional y experimente rápidos cambios de humor o irritabilidad sin razón aparente. También puede mostrar menos emoción o interacción social de lo que era habitual anteriormente.

 

 

Fuente: Alzheimer’s Disease International symptoms-of-dementia

No hay reseñas de “Primeros síntomas de la demencia”

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada Required fields are marked *

*