Rumbo a los Oscars: Un vistazo a la vejez desde el séptimo arte

Con las nominaciones de “El Agente topo” y “El Padre”, La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas ha dado un claro mensaje: La vejez es un tema del presente y del futuro; complejo, diverso y profundo.

La vejez es en sí misma arte, es experiencia acumulada y amor a la vida, pero también silencio, soledad y enigma. El decaimiento, la memoria y la ternura han sido retratadas históricamente por artistas, filósofos y escritores, aludiendo a una etapa de ensoñación por los años vividos.

Todos avanzamos hacia la vejez, es un hecho ineludible para la mayoría de las personas en el planeta. Lo importante será, como en muchas cosas, la forma en la que experimentamos las diversas etapas.

Cada año, los premios Oscar, brindan la oportunidad de reconocer lo mejor del cine. Este 2021, es sin duda un año especial, que ha recogido grandes enseñanzas de los profundos cambios que hemos atravesado debido a la pandemia. Sin embargo, la creatividad no para, y grandes proyectos serán premiados en esta 93ª entrega, lo cual nos da la oportunidad de apreciar las diversas manifestaciones humanas, culturales y poéticas a través del cine y de las magníficas actuaciones de sus protagonistas.

Son dos filmes los que sobresalen de entre este galardón: “El Agente Topo” interpretada por Sergio Chamy y “El Padre” por el gran actor Anthony Hopkins. Ambas producciones aunque ubicadas en latitudes diferentes y tratando temáticas distintas, abordan situaciones en las que, algunas personas mayores se ven interpeladas.

Por un lado, “El Agente Topo”, con una lente antropológica, narra la historia de un hombre que se filtra en una estancia geriátrica como residente. En esta trama, que inicia con un “juego” de espionaje, se convierte en una investigación minuciosa para averiguar si la madre de una clienta recibe los cuidados adecuados. Su tarea requiere un cierto grado de competencia técnica, ya que Sergio debe enviar informes diarios a su manejador a través del teléfono celular y grabar eventos con una micro cámara oculta en sus lentes de montura gruesa.

De este modo, gracias a su carisma y pronta aceptación por los residentes, puede dar muestra, no sólo de las vivencias de las personas dentro de la institución, en su mayoría mujeres, sino de sus sentires y remembranzas sobre su pasado y su presente, que están fuertemente influidos por la forma en la que la sociedad y las familias van ubicando a las personas mayores en sus vidas.

Ya dentro, como residente e investigador, comienza a percatarse de una realidad profunda y emotiva: la vida en soledad y aislamiento; las prácticas rutinizadas, la despersonalización y las arbitrariedades dentro de un geriátrico, en donde las internas luchan a diario para mostrar su identidad, gustos y preferencias. La grandeza de este filme es precisamente la forma en que se rescata la voz de sus actoras, en este caso, las mujeres mayores, y aunque el documental contiene algunos elementos de ficción, no pretende ser determinista sobre los abusos, sino dar cuenta de una realidad híbrida, compuesta de múltiples circunstancias que encaminan a las personas a determinadas situaciones.

Por otro lado, Anthony Hopkins, de 83 años, ofrece una de las mejores actuaciones del año en ‘El Padre’, una película que retrata la complejidad de la enfermedad del Alzheimer desde la experiencia de su protagonista y los vínculos humanos entre padres, hijos y cuidadores. El deterioro que produce el padecimiento provoca que sus coprotagonistas:Olivia Williams, Mark Gattis y Rufus Sewell entren y salgan de la vida de Anthony a medida que las paredes, espacios, objetos y recuerdos parecen ser cada vez más inconexos y aterradores.

A lo largo del filme, nos podemos percatar del difícil escenario al que se encuentra la propia persona sufriendo la enfermedad y la familia, que se enfrentan a dilemas éticos, emocionales y sobrellevan una sobrecarga de difícil solución, pues a medida que la enfermedad los confronta en el día a día, se tienen que tomar decisiones más contundentes.

En este transitar, el recrudecimiento del padecimiento hace que la persona con demencia vaya perdiendo autonomía y no pueda valerse por sí misma; los familiares, en este caso, más específicamente su hija, lidia con los síntomas de su padre, los cuales van poniendo en peligro no sólo la vida de Anthony sino la de ella misma, quien no puede atender las demandantes necesidades de una persona con Alzheimer sin ayuda.

Finalmente, la película nos invita a pensar posibles soluciones, como el internamiento en una estancia geriátrica, sin embargo, la reflexión posterior es la de exigirnos mirar al enfermo como persona, valorar el tiempo y atesorar esas vivencias y recuerdos, pero lo más importante, respetar en última instancia, en la medida de lo posible, los derechos de las personas con deterioros cognitivos.

Fuentes consultadas:

Página 12. (21 de febrero de 2021). “El agente topo”, de Maite Alberdi. https://www.pagina12.com.ar/324337-el-agente-topo-de-maite-alberdi?utm_source=FB&fbclid=IwAR2pISa9IoTwQdQXF0YlcTQUvtNnOwNmeWLRTGiJ6sBlE2zAtz0pBPQzYuI

Patch. (16 de marzo de 2021). Movie Review: ‘The Father’ Brings An Emotional And Stirring Story To Screen With Heartrending Results https://patch.com/illinois/chicago/movie-review-father-brings-emotional-stirring-story-screen-heartrending-results

No hay reseñas de “Rumbo a los Oscars: Un vistazo a la vejez desde el séptimo arte”

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada Required fields are marked *

*